El aguacate ya es conocido como el “oro verde”. Sus impactos ambientales –sobreexplotación de recursos hídricos, deforestación o emisiones de CO² en el transporte de exportación– son tan grandes como su fama. La fruta de moda presenta un dilema moral, pero su consumo sigue creciendo.