Consumo consciente y Black Friday

¿Cómo practicar el consumo consciente con tantos reclamos y carteles luminosos que aparecen por todos lados para seducirnos con (dudosos) descuentos?
Autor: Max Fischerx

El consumo consciente nos propone tres principios básicos en la hora de resolver nuestras necesidades:

  1. Consumir lo justo y necesario
  2. Consumir sin comprar 
  3. Si hay que comprar, hacerlo con criterio

El 26 de noviembre se celebra, un año más, el llamado “Black Friday” una jornada entera (si no más) a la exaltación del consumo masivo basado en los descuentos y en el exceso de oferta. Opcions, entidad referente en el impulso del consumo consciente, no puede ni quiere participar de una propuesta como esta, que contradice todos los valores que siempre hemos defendido.

Podríamos, pues, ignorarlo y no contribuir a darle más visibilidad. Aun así, creemos que tenemos el compromiso de posicionarnos públicamente en contra de esta celebración y de todo el que significa. Las razones de este posicionamiento son muchas y muy diversas, pero pensamos que merece la pena hacer mención, cuando menos, para ofrecer argumentos a la ciudadanía a la hora de decidir qué hacer ante la avalancha de ofertas y de propuestas que está recibiendo.

En ningún caso, y queremos que esto también quede claro, estamos siendo críticos con las personas que, por una razón u otra, aprovechan este día para hacer compras. Somos conscientes que, para mucha gente, con economías precarias, es una oportunidad para ahorrar. 

Dicho esto, ¿cuáles son, para Opciones, los principales elementos de reflexión ante el Black Friday?:

  1. Estamos consumiendo por encima de la capacidad del planeta y, por lo tanto, afectando de forma grave el medio ambiente y la capacidad de las generaciones futuras de vivir en un mundo habitable. Fomentar el consumo con estas celebraciones significa explotar más los recursos e incrementar los residuos.
  2. Ayuda a consolidar un modelo empresarial basado en la explotación laboral, la precariedad y el ataque a los derechos humanos. Ofrecer productos a muy bajo precio se puede hacer, en buena parte, porque se producen en condiciones infrahumanas.
  3. Fomenta el consumo irreflexivo y compulsivo de forma que podemos llegar a gastar dinero de forma innecesaria. Afectamos nuestra economía y el medio ambiente sin ninguna necesidad.
  4. Una buena parte de la oferta es engañosa y responde a estrategias de venta que no abaratan realmente los productos. Se aprovecha la ocasión para dar salida a productos de muy baja calidad. En realidad, no se trata de descuentos sino de fraude. La falta de honestidad es contraria a nuestros principios.
  5. Favorece las grandes corporaciones en detrimento del comercio local y de proximidad, así como de las opciones de comercio justo o de economía social y solidaria. 

Os invitamos a pensar en estas cuestiones y a que aprovechéis este acontecimiento para haceros preguntas sobre si este es el modelo de consumo que queremos para nuestras vidas, para nuestro medio ambiente y para nuestra salud mental. Y, si tenéis que comprar estos días, planteaos, si podéis, hacerlo en las alternativas de consumo responsable, comercio justo o comercio de proximidad. Estamos convencidas que es mucho mejor que dejarse llevar por la locura del Black Friday.

¡Seguidnos en las redes sociales para consultar el contenido que hemos generado estos días para hablar sin rodeos de qué es realmente el Black Friday!


Jordi Rojas

Presidente de Opcions de Consum Responsable