Medios de comunicación: peligros, retos y modelos a seguir

El mapa mediático actual es complejo y quien lidera la opinión pública está en el punto de mira. "La Directa", "La Marea" y "Crític", reflexionan y debaten sobre el panorama de los medios de comunicación en una mesa redonda celebrada en el CCCB y organizada por "Opcions".

La opinión pública es clave en un sistema democrático. Con una opinión pública secuestrada por intereses empresariales y partidistas, las democracias quedan tocadas de muerte. Por eso, el mapa actual de los medios de comunicación es un campo de batalla. El botín en disputa es el control de esta opinión pública. Los medios, aquel supuesto cuarto poder que nunca ha dejado de estar supeditado al establishment, corre el peligro de ser barrido del tablero de juego.

En Opcions hemos dedicado el último cuaderno a hablar de los medios de comunicación. Quisimos presentarlo acompañadas de representantes de tres medios comprometidos con el periodismo, que velan por ofrecer información de calidad. Adrián Crespo de La Directa, Magda Bandera de La Marea y Roger Palà de Crític fueron las protagonistas de la mesa redonda «Medios de comunicación: peligros, retos y modelos a seguir», celebrada en el CCCB el 16 de enero.

En este artículo hemos recogido las aportaciones más interesantes del debate moderado por Laia Tresserra (directora de la revista Opcions).


Algunos de los datos que recogemos en el cuaderno son alarmantes:

  • El 70% de la oferta comunicativa depende de seis grandes grupos mediáticos.
  • Entre un 20% y un 30% de la población lee revistas o diarios.
  • Un 54% de la población que accede a la información vía Internet lo hace en un medio de comunicación.
  • Un 43% de la ciudadanía confía en los medios y, incluso, las mismas profesionales del sector sitúan la independencia de los medios por debajo del 5 en una escala del 0 al 10.

    Portada del darrer quadern d'Opcions, dedicat a analitzar els mitjans de comunicació.

    Portada del último cuaderno de Opcions, dedicado a analizar los medios de comunicación.

Como se muestra a lo largo de los varios artículos y entrevistas del cuaderno, se trata de un sector atravesado por varias crisis interelacionadas e inmerso en un proceso de transformación. Hay la crisis de financiación, la crisis de credibilidad, la del papel…

La credibilidad y la independencia informativa en riesgo

Para Bandera, directora de La Marea, la digitalización del sector ha comportado que cada vez se valora menos la tarea laboriosa y cara de investigar y redactar: «parece que el objetivo de los medios ha pasado a ser crear contenidos atractivos y capturar cuantos más clics mejor». Señaló, también, el peligro de dejar de hacer periodismo para pasar a ser máquinas de desmentir noticias falsas. Para Bandera, esto implica perder la capacidad de crear una agenda propia.

Adrián Crespo, socio colaborador de la Directa, mostró preocupación por la falta de independencia periodística. Subrayó además la precariedad laboral del sector y planteó la necesidad de comunicar mejor el valor de los medios que han optado por modelos que permiten hacer periodismo sin supeditaciones.

Por su parte, Roger Palà, socio fundador de Crític, remarcó que hoy en día los medios de comunicación deben operar con tres crisis diferentes: la económica; la de modelo, con el estallido de Internet y las redes sociales; y la de credibilidad. Esta última es especialmente importante porque hoy por hoy no tienen capacidad para fiscalizar los otros tres poderes: «los medios de comunicación tienen grandes dependencias. Cuesta mucho saber quien tiene la propiedad de los medios: ¿fuentes inversores? ¿la banca? A su vez, ésto puede ser una oportunidad para que aparezcan nuevos modelos, como por ejemplo los que se basan en una comunidad fiel de lectoras». Por otro lado, Palà considera que hay que lidiar con el problema de la proliferación del pseudoperiodismo y los pseudomedios de comunicación, que generan un contexto nocivo y que se da, sobre todo, en las redes sociales: «al principio, las redes sociales se planteaban como el espacio de libertad, pero nos dejamos deslumbrar por ellas y, aquello que tenía que ser disruptivo, ha terminado siendo absorbido. una vez más, por el capitalismo».

Los medios alternativos ¿rendijas informativas?

Un aspecto que se abordó durante la mesa redonda es la existencia de aquello que el profesor Xavier Giró denomina, en la primera entrevista del cuaderno, las rendijas: espacios que se abren dentro de los grandes medios por donde se puede llegar a difundir información no complaciente con el sistema económico y político. ¿Cómo se valora la existencia de estas rendijas desde tres medios que han optado para alejarse y crear medios propios? Bandera se mostró escéptica sobre el potencial de estos espacios y Crespo subrayó que estas rendijas no hacen otra cosa que legitimar los mismos medios que las permiten. Palà reivindicó que estas rendijas son necesarias, el panorama sería peor si no existieran: «ningún gran medio de comunicación publicaría nada que fuera en contra de sus propietarios, amigos de los propietarios… ni contenidos que cuestionaran abiertamente el modelo capitalista». Para Palà, pero, los medios de comunicación como Crític son rendijas en sí mismos. Medios rendija, puertas abiertas a contenidos que difícilmente se encontrarán en los grandes medios de comunicación.

El reto de la viabilidad económica

Otro tema que se trató es la financiación de  proyectos como La Directa, La Marea o Crític, que dependen del apoyo de las lectoras. Si bien ésto les garantiza la independencia de intereses empresariales, también les supone retos.

En este sentido, Bandera subraya que han surgido muchos medios de comunicación, pero pocos proyectos son viables económicamente. En su caso, han creado una comunidad fiel a sus contenidos; incluso hay gente que paga por el simple hecho que quiere que existan, aunque no puedan leer las informaciones. Esto podría condicionar los enfoques, por el riesgo de perder base social, pero en su caso reivindican que se han liberado del miedo de caer mal. Crespo coincidió en remarcar el carácter militante de muchas de las personas que contribuyen a sostener estas cabeceras. Por otro lado, manifestó que hace falta que desde estos medios también se incomode su base, no ofrecer solo aquello que se sabe que se quiere leer.

A la pregunta de si no sería mejor evitar tanta fragmentación en proyectos pequeños y articular una única oferta comunicativa crítica, Roger Palà replicó que esto sería un error. Para él, la fragmentación de estos medios es la evolución natural y considera que es mejor una constelación de pequeñas rendijas porque la suma de todos los proyectos quizás no sumaría tantos apoyos como por separado. Además, significa también equipos expertos en ámbitos diferentes y, como remarcaba Bandera, con perfiles y criterios no siempre fáciles de conciliar.

Al final del debate, ligado con los problemas de financiación, se discutió sobre los contenidos patrocinados. La Directa y La Marea son contrarias a este tipo de contenidos. Magda Bandera apuntaba que «nos alejan de la independencia que tenemos que tener como medios. Este tipo de contenidos son la muerte del periodismo, porque cada vez se muestra menos claro a las lectoras qué contenidos son o no patrocinados». Desde La Marea se ha apostado por el micromecenazgo como vía de financiación alternativa a las aportaciones de las socias. Esto ha permitido poner en marcha proyectos como #YoIBEXtigo, que analiza las empresas que forman el IBEX 35. En solo tres meses, recaudó 98.285 euros y se convirtió en el proyecto con más donantes de Goteo.org. Palà, en cambio, defendió el modelo de Crític, en que se ha llegado a acuerdos con agentes de la economía social y solidaria y de la administración pública, como el Ayuntamiento de Barcelona, para crear contenidos financiados, pero elaborados bajo criterios periodísticos y publicados con transparencia.

Joana Ariet Porta

Responsable de comunicación de Opcions


Deja una respuesta