Las claves del consumo consciente

El consumo consciente es una herramienta muy potente que podemos utilizar para conseguir vivir de forma más sostenible, respetando el medio ambiente y sin contribuir a injusticias sociales.
El consumo consciente es el que hacemos para satisfacer una necesidad auténtica después de habernos informado de las distintas opciones que tenemos a nuestro alcance para satisfacerla, escogiendo la que nos da más garantías de tener menos impacto en el medi ambiente y más impacto positivo en el ámbito social y en nuestra salud.
Una práctica de consumo consciente pasa, pues, por:

  1. Reflexionar sobre la necesidad que tenemos que cubrir.
  2. Informarnos de las opciones de consumo que están asociadas a ella.
  3. Decidir con responsabilidad social y ambiental.

Es casi imposible seguir estos pasos en todas nuestras prácticas de consumo. Aspirar a la máxima coherencia puede conllevar mucho malestar y llegar a bloquearnos. En cambio, si poco a poco y sin exigirnos imposibles, vamos tomando más decisiones de consumo desde el compromiso ambiental y social, transformamos nuestro día dia día y vivimos de forma más acorde a nuestros valores. De esta manera, el consumo consciente se convierte en una fuente de satisfacción personal.

¿Cuáles son las claves del consumo consciente?

1r. Consumir menos

2n. Consumir sin comprar

3r. Comprar con criterio