Menstruación: ¿condena o regalo cíclico?

Muchas mujeres aun viven la menstruación como un problema recurrente. Algo a sufrir y esconder. Pero cada día más mujeres se reconcilian con esta manifestación del carácter cíclico de sus vidas.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Cada 28 días, si eres regular, llega aquella estimada rutina fisiológica que consiste en la expulsión del tejido endometrial, un óvulo no fecundado y la sangre que lo acompaña (es una cantidad pequeña en relación al tejido). Se trata de la regla o menstruación. Son días en los que algunas mujeres no nos sentimos siempre bien, podemos estar más sensibles de lo que es habitual y notar molestias y dolores. Además, tenemos la preocupación añadida de estar pendientes de no manchar la ropa o el asiento. Las mujeres la sufrimos o la disfrutamos, depende, una vez al mes, durante varios días, y tenemos que encontrar el modo de no tener pérdidas que muestren lo que en realidad es tan evidente y natural. Al fin y al cabo, se trata de una mezcla de sangre que sale por la vagina, que huele, que mancha, ¡que es roja!

La menstruación como tabú

Uno de los reclamos más habituales de las marcas de compresas es que “no se nota”. Pero ¿qué pasa si se nos nota la compresa? ¿Qué pasa si manchamos? ¿Por qué nos da tanta vergüenza, si es un fenómeno natural? No se trata de lucirlo constantemente, pero tampoco de escondernos cuando estamos “arregladas”. Ya tenemos bastante con la sacudida hormonal que supone para, encima, estar más limpias y perfumadas que nunca. Las reflexiones artísticas provocadoras y guerreras de Zinteta, algunas de las cuales acompañan este artículo, buscan romper la norma no escrita de que la regla se tiene que esconder.

Obra sobre la menstruación.

La imagen que encabeza el artículo es un fragmento de esta creación de Zinzeta© .

¿Por qué es un tabú, la menstruación? Según la socióloga Júlia Mas Maresma, “porque solo afecta a las mujeres”. Bajo esta premisa considera que si la regla fuera cosa de hombres se ofrecerían más opciones y se equilibrarían los precios. Y este es otro tema nada menospreciable, ya que estos productos tienen un IVA del 10 %, aunque sean productos de primera necesidad, mientras que otros, como los medicamentos, lo tienen del 4 %. En este sentido también existen iniciativas, como la campaña Menstruacción para reclamar un precio más justo. En las Canarias, a finales de 2017, se aprobó eliminar la “tasa rosa”, es decir, dejar de aplicar impuestos sobre el precio de compresas y tampones.

La menstruación, un regalo cíclico para conectar con el cuerpo

En los últimos años, muchas mujeres están descubriendo que la regla puede ser vivida de otra manera. El libro Luna roja, de Miranda Gray, nos invita a conocer “los dones creativos, sexuales y espirituales del ciclo menstrual”. En la misma línea, la psicóloga Anna Salvia ha publicado, Viaje al ciclo menstrual, una guía para entender el potencial de cada fase del ciclo, que incluye un calendario personal para profundizar en el conocimiento de nuestro cuerpo. También ofrece talleres y charlas, como por ejemplo una propuesta orientada a madres e hijas cuando estas últimas están cerca de su primera menstruación. Su objetivo es que las nuevas generaciones tengan una relación más positiva con un aspecto tan natural del cuerpo de la mujer.
Otra vía para conectar con esta manera positiva de vivir la menstruación es formar parte de la comunidad soy1soy4, una escuela menstrual en línea donde miles de mujeres comparten sus experiencias y crean conocimiento compartido. El proyecto está ideado y acompañado por Erika Irusta, que se define a sí misma como pedagoga menstrual. Autora del libro Diario de un cuerpo, en su web dice, literalmente: “Tienes razón. No estás loca. Eres cíclica”.

 

En armonía con el cuerpo y el planeta

En paralelo con la difusión de esta mirada crítica con la forma en la que se vive la menstruación en nuestra sociedad y la reivindicación de una relación positiva con la regla, algunas mujeres han descubierto la opción del sangrado libre. Con este sistema, se puede llegar a prescindir o reducir mucho el uso de sistemas de retención. Para las que todavía no se sienten capaces de llegar a este nivel de conexión con el propio cuerpo, pero sienten la necesidad de reducir la cantidad de residuos que generan cuando tienen la regla, existen otras opciones. En los últimos años se ha extendido el uso de alternativas a los productos de retención desechables: copas menstruales, compresas de tela, bragas absorbentes y esponjas marinas. Con estos instrumentos, reducimos el impacto ambiental de menstruar, no solo en lo referente a los residuos, también por el ahorro de recursos naturales. De estos aspectos, y también del tipo de empresa que fabrica las principales marcas de productos desechables, ya hablamos en el número 18 de Opcions.

Creació sobre la menstruació.

© Zinteta

La reducción de residuos que implica cualquiera de estos sistemas es innegable. A lo largo de la vida de una mujer, esta puede llegar a usar unos 12.000 tampones o compresas. Para hacer este cálculo se ha considerado que se utilizan 6 compresas/tampones al día (depende del flujo de cada una), 5 días cada 28 días, 13 veces al año, y de los 14 a los 45 años (totalmente aproximado, también). Hay que tener en cuenta que durante el embarazo (1 o 2 de media) la menstruación se para (9 meses x 2) y que en el caso de las mujeres que dan el pecho, la regla puede llegar a desaparecer muchos más meses (hasta un año más). Por lo tanto, se trata de un cálculo aproximado. En cualquier caso, cada mujer puede llegar a utilizar más de 10.000 tampones y compresas en toda su vida fértil, que equivale a 6 kilogramos de residuos al año por cada usuaria.

­
La difusión de alternativas reutilizables permite que las mujeres que quieren menstruar sin ensuciar el planeta lo tengan más fácil. No se trata de añadir cargas, sino de dar facilidades a las que buscan un día a día, y un mes a mes, un poco más sostenible.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Retrat d'Ana Villagordo, ambientòloga

Ana Villagordo

Consultora en proyectos de comunicación ambientao, estrategia creativa y diseño sostenible.

anavillagordo.com


Laia Tresserra

Directora de Opcions