Cómo escoger la mejor bicicleta

¿Qué tipo se ajusta más a nuestras necesidades? ¿Cómo saber qué talla nos conviene? ¿Qué hay que tener en cuenta si la compramos de segunda mano?
Tienda de bicicletas. Como escoger bicicleta.

A la hora de escoger bicicleta, vale la pena tener en cuenta tres aspectos: el uso que le vamos a dar, la talla y la calidad. ¡Elegir bien es básico si queremos que nuestra experiencia ciclista sea satisfactoria! Sobra decir que la compra no es la única opción: para trayectos urbanos, en muchas ciudades hay un servicio público y, para ocasiones puntuales, el alquiler por horas o días. También, si nos conviene tener una bici propia podemos recurrir a los intercambios. Y, en caso de comprar, a la segunda mano.

¿Para qué quiero la bici?

Es la primera pregunta a hacernos, antes de empezar la selección de una bici. Y es que, para cada uso que se puede hacer de la bicicleta, se fabrican con unas características diferentes. Si circulamos con unas ruedas delgadas por el campo las echaremos a perder, si vamos en una bici de montaña por ciudad podemos hacernos daño.

Los motivos para querer una bici son:

  • Para transportarnos, es decir, queremos una bici utilitaria. Y, según por donde queramos transportarnos, la bici será de ciudad (o urbana), de carretera o de viaje.
  • Para una finalidad recreativa. Y, según cuál sea la diversión que queramos disfrutar en bici, será de paseo o de montaña (BTT), y entre éstas todavía podemos distinguir las de trial y las de trekking.
  • Para practicar un deporte. Aquí vuelven a salir las de montaña y de trial, y están también las bicicletas de competición en carretera o en velódromo (bicis de pista).

 

Rasgos diferenciales de cada tipo de bicicleta

Tipo de bici Postura del ciclista Manillar Sillín Tamaño de las ruedas Neumáticos
De ciudad y de paseo Erguida (o ligeramente adelante, 70º), para ver bien el entorno o el paisaje, y para evitar dolores de espalda En U (poco o mucho), puños más elevados que el sillín (entre 3 dedos y un palmo), y un poco decantados atrás (ello hace más cómodo ir erguido). En las bicis de paseo pueden llegar a hacer 90º con el manillar Acolchado, porque todo el peso recae sobre él.

Ancho y corto, por comodidad. Existen modelos para hombre y mujer, éstos son más anchos y cortos.

Bastante grandes (26″), para ganar estabilidad. También las hay de 28″ (debemos comprobar que nos quepan en el ascensor, escalera, etc.) Con un poco de dibujo.

No muy estrechos (sobre todo si vamos a llevar peso).

Nos puede convenir que sean antipinchazos

De viaje Ligeramente inclinada adelante En U, puños más elevados que el sillín, en línea con el manillar o un poco decantados atrás Acolchado, ancho y corto De 26″-28″, y más distanciadas de lo habitual (para bajar el centro de gravedad y dejar lugar para el equipaje).

Llantas y radios reforzados para aguantar peso

Con bastante dibujo para ir por caminos.

Más bien anchos (35-50 mm), para sostener peso

De montaña Inclinada adelante A la altura del sillín, y plano.

Puños en línea con el manillar por manejabilidad, y gruesos para agarralos mejor

Duro y largo para facilitar el cambio de postura.

Estrecho para facilitar el movimiento de las piernas

El tamaño tradicional es 26″, hoy se llevan de 27,5″ o 29″.

Hace falta suspensión en ambas ruedas

Con tacos y gruesos (38-64 mm)
De  carretera Muy inclinada adelante A la altura del sillín, puños en curva hacia abajo Duro, largo y estrecho Grande (29″ o 700C) Liso y estrecho (18-25 mm) y bien hinchado, para más velocidad

La tabla puede descargarse aquí.

Tenemos pues todos estos tipos de bicis, y también las hay híbridas, que combinan prestaciones de varios tipos (habitualmente de carretera, de paseo y de montaña).

Por otra parte, además de tipos de bicis tenemos varios estilos estéticos, por ejemplo: retro o vintage, chopper o cruiser (o de playa, con el manillar muy ancho y los puños bien atrás).

 

Plegables y eléctricas

Para varios tipos de bici existen dos grandes variantes: plegables y eléctricas.

Plegables

Si debemos combinar la bici con el transporte público son muy prácticas, por el tamaño y por las posibilidades: una bici plegada se considera un bulto y no se puede impedir subirla a ningún medio de transporte público. Una plegable también nos puede convenir si tenemos limitación de espacio en los lugares donde debemos guardar la bici, o en los ascensores por donde la tenemos que subir.

Los sistemas de plegado son ingeniosos, y permiten plegar la bici en pocos segundos. Las bicis plegables suelen tener las ruedas más pequeñas de lo habitual, para que queden más compactas. Esto les da menos estabilidad, un parámetro importante principalmente para los ciclistas noveles.

Eléctricas

También llamadas “de pedaleo asistido”. No son bicis con motor, sino que el motor se pone en marcha cuando pedaleas, y te ayuda a hacer girar la rueda. Cuando dejamos de pedalear o frenamos, o si hemos llegado a 25 km/h (la máxima velocidad permitida), el motor deja de girar.

Estas bicis abren la posibilidad de ir en bici a más personas: gente mayor, personas que están poco en forma o que tienen algún problema físico, y también a personas que habitualmente hacen itinerarios largos y con muchas cuestas. También hacen más fácil transportar cargas pesadas en bici. Tal y como veíamos en el número 45, gastan cinco veces menos de energía que una moto eléctrica, y además pueden usar sólo electricidad de origen renovable.

 

Las bicis de piñón fijo

Un tipo particular de bici son las de piñón fijo o fixie. En estas bicis, las ruedas y los pedales giran a la vez, de forma que nunca se deja de pedalear, y se puede ir hacia atrás. Son las bicis más sencillas técnicamente y más ligeras, y hoy están en boga en algunos ámbitos ciclistas “puristas”.

Hay que ser un ciclista experimentado para atreverse con ellas. Por ejemplo, al tomar una curva no puedes dejar un pedal arriba (siempre están girando), y si te inclinas demasiado los pedales tocarán al suelo. O, en las bajadas, si no controlas mucho la velocidad de pedaleo se puede hacer vertiginosa. Hay quien usa fixies sin frenos, y controla la marcha con la fuerza de las piernas, o se ayuda con el pie en la rueda para frenar (hay que decir que no está permitido circular sin frenos por la vía pública). Son bicis que castigan las rodillas, porque la rueda siempre está “empujando” las piernas.

 

Escoger bicicleta urbana

A partir de este punto nos centraremos en las bicis urbanas, que son las que necesitamos para transportarnos cotidianamente, si no vivimos en el campo.

Talla

Es de lo más importante, que la bici nos venga a medida. Hay que hacer dos comprobaciones:

  • La altura del sillín se debe ajustar de forma que estando sentados la pierna quede prácticamente recta (no del todo) con el pie en el pedal en su posición más baja. Es decir, que cuando estemos parados, el pie que toque en el suelo lo hará de puntillas.
  • Entre el sillín y el manillar tiene que caber desde el codo hasta la punta de los dedos, con éstos extendidos.
Cuadro

Es el “esqueleto” de la bici; el más clásico es un triángulo grande y otro más pequeño que coge la rueda trasera. Si no tiene la barra horizontal superior es más cómodo subir y bajar de la bici, cosa que en ciertos trayectos urbanos podemos tener que hacer a menudo.

Los materiales más habituales son el acero y el aluminio. El acero es más resistente (ver la tabla), pero la industria se ha decantado hacia el aluminio, que sale más barato. Hoy la mayoría de las bicis tienen el cuadro de aluminio.

Cambio de marchas

Por ciudad nos basta con tres marchas, de no ser que en nuestro recorrido haya muchos desniveles. Con dos ya tenemos ayuda para arrancar desde los semáforos. El cambio de marchas interno tiene varias ventajas (ver la tabla).

Comparación de opciones para bicis urbanas

Cuadro (a)
Descripción Ventajas Desventajas
Acero Puede ser de distintas aleaciones. La de mayor calidad es la cromoly, la siguiente es Hi-Ten Muy resistente y duradero, el cuadro puede durar toda la vida y más Es más pesado, pero puede ser más delgado que el aluminio; el cuadro puede pesar un 10% más.

Acero cromoly no se encuentra mucho

Aluminio Puede ser de distintas aleaciones. Las de mayor calidad son 6061 y 7005 Muy ligero.

Es más barato

Es menos resistente a golpes. Si el aluminio es bueno puede durar 10-15 años.

Si no es reciclado, la extracción y obtención tiene mucho impacto ambiental

Cambio de marchas
Descripción Ventajas Desventajas
Clásico Juego de 1-3 platos y de 2-9 piñones. Hacen falta 1 o 2 palancas en el manillar Fácil de regular, barato, recambios accesibles Se desajusta con facilidad, hay más rozamiento
Interno o de bujeb) Engranaje dentro del buje, protegido de la intemperie y de los golpes. Hace falta una palanca en el manillar Puedes cambiar de marcha estando parado.

No se estropea prácticamente nunca.

Requiere menos mantenimiento

Más caro que el clásico, pero es una buena inversión si queremos la bici para muchos años.

Con más de tres marchas se encarece mucho, pero por ciudad en general no hacen falta

Freno trasero (c)
Descripción Ventajas Desventajas
De pastilla Es el tradicional (dos pastillas presionan la llanta) Duradero, fácil de reparar y de mantener Cuando llueve tarda en hacer efecto
A contrapedal Dispositivo dentro del buje que se acciona pedaleando hacia atrás.

Si no viene de serie, hay que cambiar la rueda trasera para instalarlo

Requiere muy poco mantenimiento.

Es poco más caro que el de pastilla

Hay que acostumbrarse a frenar con los pies (ya lo han hecho en otros países europeos)
De tambor Dispositivo dentro del buje, más complejo que el del freno a contrapedal.

Si no viene de serie hay que cambiar la rueda para instalarlo, y no todos los cuadros lo permiten

Para quitar la rueda trasera hay que desenganchar el cable del freno.

Es el que necesita más mantenimiento, y es más complejo

Dinamo para la luz
Descripción Ventajas Desventajas
De rozamiento Se apoya sobre el neumático (hay que moverlo para que se apoye cuando oscurece) Las hay buenas y muy baratas (10€) Hace ruido y fricción (poco apreciables en las más modernas).

Si llueve o el neumático está sucio o deteriorado, funciona peor

De buje (en la rueda delantera) Está protegida dentro del buje. La luz se enciende con un interruptor.

Si no viene de serie, hay que cambiar la rueda para instalarla

Puede llegar a hacer más luz (conviene mucha luz fuera del casco urbano).

Para encender el luz es más limpio accionar el interruptor que mover la dinamo

Pesa más y es algo más cara (unos 50€)
Accesorios más recomendables
Guardabarros, cubrecadenas Para evitar salpicadas (el primero) y manchas de grasa en la ropa (el segundo); para ello otra opción, menos eficaz, es ponernos una argolla en los pantalones. El cubrecadenas, además, protege la cadena de salpicadas, barro, gravilla, etc.
Portaequipajes Tiene la ventaja sobre una mochila que la espalda no nos dolerá ni acabará empapada.

Puede ser una cesta delante o un transportín detrás (y/o delante), al que ataremos los bultos con pulpos (o cualquier goma elástica, por ejemplo una cámara de bici vieja). También podemos ponerle unas alforjas, que se ponen y quitan muy fácilmente en dos segundos

Caballete (o pata de cabra) Nos permite cargar los portaequipajes o alforjas con la bici ya desenganchada del aparcamiento

a. En bicis no urbanas encontraremos cuadros con partes de titanio o de fibra de carbono.
b. El buje es una pieza cilíndrica que está en el centro de las ruedas, por cuyo interior pasa el eje.
c. También existen frenos de disco, muy potentes pero caros. Por ciudad sólo tienen sentido si habitualmente llevas mucha carga y/o haces descensos muy pronunciados. Son más aconsejables los mecánicos que los hidráulicos.

La tabla puede descargarse aquí.

Si compramos de segunda mano

Las bicicletas de segunda mano tienen una garantía de un año. Tenemos que pedirla en la tienda en el momento de realizar la compra.

El mercado de segunda mano nos permite adquirir una buena bici por menos dinero. No es necesario que esté en perfecto estado porque, en general, las reparaciones son sencillas, aunque sí es conveniente tener la capacidad de reconocer como está. Si no lo sabemos, mejor que nos acompañe alguien que sepa un poco del tema. ¿Qué debemos tener en cuenta al elegir una bicicleta de segunda mano? Para empezar, si el cuadro (el bastidor tubular que une todos los elementos) tiene partes muy oxidadas o con grietas, mejor no comprarla. Si las partes móviles (manillar, pedales, ruedas) bailan lateralmente (el eje se desplaza, además de girar) es necesario valorar cuánto costará la reparación para calcular el precio. En cambio, existen desperfectos que son fáciles de reparar, por ejemplo: llantas con golpes (no torcidas, o no demasiado), neumáticos agrietados, ruedas descentradas (hagamos que giren y observemos la distancia hasta las pastillas del freno), dificultades para frenar o cambiar de marcha.


Redacción

La redacción de Opcions está formada por un equipo interdisciplinario de personas expertas en distintos ámbitos del consumo.


Deja un comentario