Demos gas a las alternativas

La extracción y el transporte de gas tienen un alto coste medioambiental, tanto si se trata de gas convencional como si es resultado de la fracturación hidráulica (fracking). Pero no siempre podemos apostar por otras fuentes de energía. Cuando solo nos queda escoger la empresa suministradora, vale la pena saber que hay opciones fuera del oligopolio.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

La mayoría de comercializadores de gas forman parte del oligopolio que pone trabas a la transición energética hacia fuentes renovables y redes descentralizadas. 

 

El poder de las grandes comercializadoras

Uno de los pilares estratégicos de un modelo energético más sostenible es el llamado autoconsumo: la instalación de placas fotovoltaicas que proveen de electricidad en el punto donde se instalan y vuelcan el excedente en la red. España es uno de los países más soleados de Europa, pero no es fácil ver tejados cubiertos de placas. Eso se debe a que la proliferación del autoconsumo menguaría el colosal poder que acumula el oligopolio eléctrico, que es el conjunto de cuatro empresas (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa y EDP, seguidas a cierta distancia por Viesgo) que suministran la electricidad y el gas a la inmensa mayoría de ciudadanos. El informe “Atrapados por el gas. El lobby oculto tras el impulso de la UE a las infraestructuras gasísticas”, elaborado por Ecologistas en Acción y el Corporate Europe Observatory, analiza las estrategias de este lobby para imponer sus intereses en la definición de políticas públicas.

En el artículo “Eléctricas: opciones fuera del oligopoliopresentábamos las opciones que tenemos para evitar ser clientes de estas grandes empresas en el caso de la electricidad: tenemos cerca de un centenar de posibilidades. En el caso del gas, hay muy pocas y ninguna comercializa gas de origen renovable (biogás).

Comercializadora de gas para las renovables y el autoconsumo

Una alternativa es Feníe Energía, que comercializa gas y electricidad. Es la empresa que fundó en 2010 la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de España (FENIE). Es, por lo tanto, una empresa formada por los profesionales que dan servicio a los clientes finales.

Feníe Energía pone unos cuantos granitos de arena en el plato de la balanza de las renovables:

  • Genera electricidad en dos parques eólicos, en las provincias de Salamanca y Lugo.
  • Ofrece asesoramiento de eficiencia energética para que los clientes reduzcan el consumo de energía, que es un objetivo estratégico de la empresa. Estas actuaciones han conseguido ahorrar 10 GWh hasta ahora (el consumo total de sus clientes es 1.500 GWh).
  • Realiza instalaciones de autoconsumo de energía fotovoltaica, y desde los inicios trabaja para conseguir una legislación que permita y promueva el autoconsumo, con contactos con los partidos mayoritarios del Congreso de los Diputados.
  • Instala cargadores de coche eléctrico en domicilios particulares y empresas. El coche eléctrico es la única posibilidad para conseguir que los vehículos particulares se muevan gracias a energías renovables. En 2014 Feníe Energía lanzó el proyecto “Experiencia 100% eléctrica”, que recorrió todo el país con un coche eléctrico durante un año para promoverlo.
  • Actúa en el mercado eléctrico mayorista como representante de empresas generadoras a partir de fuentes renovables.

Por otro lado, Feníe Energía proporciona más viabilidad a las empresas y profesionales instaladores que forman parte de FENIE (más de 15.000): pueden ofrecer más servicios a sus clientes (la comercialización de la energía) y diversificar las fuentes de ingresos, y lo hacen formando parte de un grupo extenso con suficiente envergadura como para plantearse competir con el oligopolio. Actualmente la empresa tiene más 300.000 clientes.

 

De instaladores a comercializadores

La otra alternativa que presentamos es Catgas Energia, de Santa Coloma de Gramenet. Nació en 2015 como evolución de una empresa que distribuía gas propano y hacía instalaciones de gas a escala local. Actualmente sigue con las mismas actividades y además comercializa gas y electricidad.

Ni en luz ni en gas la empresa tiene ninguna característica particular en lo que se refiere a aspectos ambientales.

Se dirige a clientes tanto domésticos como empresas. Actualmente tiene unos 2.500, la mayoría en Cataluña. Piensa que sus atractivos son ofrecer muy buen servicio y atención cercana al cliente; “no los atendemos a través de un call center”, dice el gerente de la empresa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Montse Peiron

Responsable de investigación de Opcions.