La copa menstrual

Simple y pequeña, la copa menstrual ya ha revolucionado la higiene íntima de muchas mujeres. Ventajas? No se nota, se evitan residuos y se ahorra dinero.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

La copa menstrual es un método de retención de flujo interno simple: un recipiente flexible, en forma de vaso, que se introduce en la vagina y retiene el flujo de sangre. Ahora es una opción bastante extendida, pero durante décadas había quedado relegado por los tampones.

Una historia casi centenaria

La copa menstrual, que en sus inicios era de caucho, es tan antigua como los tampones. Ambas patentes son del primer tercio del siglo pasado, pero han tenido trayectorias comerciales opuestas: mientras que el tampón ganó usuarias de forma exponencial, la copa, patentada por Leona W. Chalmers, quedó relegada a ser la alternativa minoritaria, y durante unos años incluso dejó de fabricarse.
En los años noventa, comenzó a vivir un tímido renacimiento, pero aquí todavía era un producto extraño, de importación, que sólo se podía comprar en ferias o por Internet. En 2002, la empresa británica Mooncup fabricó la primera copa menstrual de silicona médica y, poco a poco, este sistema de retención se ha ido extendiendo. La labor de Crianza Natural y Red Copa de Luna ha sido crucial para dar a conocer las ventajas de la copa menstrual.  En paralelo a este proceso de difusión, muchas mujeres comenzaban a descubrir que la forma en que habían vivido su menstruación hasta entonces estaba llena de prejuicios y tabúes. En 2005, Opcions contribuyó a dar a conocer la copa menstrual con esta investigación sobre pañales y compresas desechables, y alternativas reutilizables. Hoy en día, la copa menstrual se puede encontrar en la mayoría de farmacias y grandes cadenas de droguería, y existen muchas más marcas; algunas de ellas son de fabricación nacional.

Poner y quitar la copa menstrual

Las mujeres que están acostumbradas a ella, se la colocan con la misma facilidad con la que se pondrían un tampón. Eso sí, es importante haber escogido bien el tamaño de la copa, que varía según la edad de la mujer y de si ha tenido relaciones sexuales y partos vaginales. Sin embargo, a pesar de que la talla sea la correcta, es cierto que al principio a algunas mujeres les cuesta. Las expertas recomiendan tener paciencia y no desistir si en los primeros intentos resulta algo molesto, no acaba de entrar o se producen pérdidas. Es importante empezar a probarla en casa, en momentos de tranquilidad.

La copa menstrual, tamaño doblada

© Femmfleur.net

La colocación tiene dos fases: primero hay que doblar la copa (existen diferentes sistemas de plegado), siempre con las manos limpias, y luego se inserta en la vagina, haciéndola girar suavemente y cuidando de que se haya desplegado por completo. Debe quedar más abajo que un tampón, pero sin que la base o el palito inferior que suelen llevar llegue a quedar fuera de la vagina.
Para extraerla, conviene estar relajada y tener las manos limpias. Sólo hay que poner los dedos en la vagina hasta llegar a tocar la base de la copa. Entonces la presionamos con dos dedos, la inclinamos ligeramente y estiramos hacia abajo. Si nos ayudamos empujando un poco con la musculatura, todavía será más fácil quitarla. O, en caso de que tenga palito, primero lo estiramos un poquito hacia abajo, para acercar la copa a la boca de la vagina, y entonces la presionamos y extraemos. El miedo a que no salga tan fácilmente es bastante habitual. La empresa Mooncup, una de las veteranas, ha elaborado una serie de recomendaciones para reducir las tensiones y resolver posibles incidencias.

Vaciado y limpieza de la copa menstrual

Si en el momento de sacarla de la vagina vamos con cuidado, la copa sale sin verterse sangre. El contenido se tira en el inodoro, se lava la copa bajo el grifo y ya se puede volver a colocar. Podemos ahorrarnos el agua si estamos fuera de casa o si vamos con prisas, pero conviene pasar agua como mínimo una vez al día. Algunas mujeres que usan la copa llevan una botella de agua en el bolso por si en el inodoro público no hay grifo privado.
Cada marca da unas instrucciones de lavado y mantenimiento que conviene seguir. Ahora bien, sobre la necesidad de esterilizar la copa después o antes de cada menstruación, hay que decir que es una recomendación tradicional que algunas empresas ya han dejado de hacer, porque se considera innecesaria. La doctora Carreras, jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Vall de Hebron y presidenta de la Societat Catalana d’Obstetrícia i Ginecologia, considera que no es necesario tomar esta precaución. Sí que recomienda, sin embargo, vaciar la copa menstrual varias veces al día porque los flujos menstruales son un medio favorable al cultivo bacteriano.

Consumo consciente y copa menstrual

El uso de cualquier copa menstrual tiene un impacto positivo en el medio porque implica un ahorro de residuos evidente. Pero si queremos añadir otros criterios de consumo consciente a nuestra decisión, conviene que nos fijemos en varios aspectos, aunque no siempre dispondremos de todos los detalles:

  • el material empleado
  • el uso de aditivos o colorantes
  • el origen de la empresa
  • el origen de los materiales
  • el lugar de fabricación
  • el uso de embalajes o complementos innecesarios

El material por el que optan la mayoría de fabricantes para fabricar su copa menstrual es la silicona médica. La silicona deriva de la silicio, uno de los minerales más abundantes de la tierra (se puede obtener de la arena y del cuarzo). Sólo algunas marcas optan por el plástico quirúrgico o el látex natural. Sobre el origen del látex, que tiene el inconveniente sanitario que puede provocar alergias, hablamos en este artículo acerca de los condones.
Otra característica a tener en cuenta es el uso de aditivos y colorantes para modificar el aspecto de la copa, y que responden sólo a un criterio estético. También nos puede ayudar a decantarnos por una u otra estudiar el embalaje del producto: los hay que se presentan con elementos de plástico desechable y envoltorios superfluos, mientras que en el otro extremo estarían los que se comercializan con bolsita de algodón ecológico y caja de cartón reciclado. Estas opciones empresariales nos ayudan a detectar qué valores existen detrás de cada marca.

Copas menstruales de proximidad

En la web La copa menstrual, además de encontrar mucha información sobre este método de retención, también existe una lista bastante actualizada de fabricantes, con una ficha detallada de cada uno. En el siguiente cuadro damos detalles que nos han facilitado algunas de las empresas de mayor proximidad.

De les empreses que aparecen en él, todas fabrican con silicona, salvo  Cotton High Tech, que lo hace con elastómeros termoplásticos. Enna Cycle incluye aplicador y caja esterilitzadora.

Empresa Marca Sede empresa Lugar de fabricación Color
Ecareyou Innovation Enna Cycle Rubí (Barcelona) Madrid
Fleurcup Fleurcup Andorra França No
Cotton High Tech, SL Masmi Natural Cotton  Balsareny (Barcelona)  España  Sí
 Cotton High Tech, SL Farmaconfort  Balsareny (Barcelona)  España  Sí
 Cotton High Tech, SL Silvercare   España  Sí
Mooncup Mooncup Herefordshire (Inglaterra) Herefordshire (Inglaterra) No
Naturcup, SL Naturcup Villanueva de la Vera, Cáceres País Basc
Manipulados Espelt, SA Nur Òdena (Barcelona) España No
Pinkcopa Pinkcopa Burgos Rubí (Barcelona)

Fuente: elaboración pròpia a partir de la información facilitada por las empresas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Laia Tresserra

Directora de Opcions