Las cafeteras más sostenibles

Las cafeteras más sostenibles son las que generan menos gasto energético, menos residuos y son de fabricación local. ¿Qué opciones hay?
cafetera italiana

En el mercado puede encontrarse una amplia variedad de aparatos para preparar café, con características concretas para adaptarse a las diferentes maneras y preferencias de tomarlo: con más o menos sabor, cuerpo y concentración. En los últimos años, ha crecido especialmente la oferta de cafeteras de cápsulas, que se han popularizado en hogares, oficinas y establecimientos comerciales. Pero según datos de la empresa Halo, cada minuto se tiran 91.324 cápsulas de café. Aunque existan opciones más ecológicas que otras, el consumo de cápsulas genera un grave impacto ambiental.

Teniendo en cuenta el criterio ecológico, las cafeteras tradicionales, como las italianas o las de émbolo, son las más adecuadas: consumen menos energía y generan menos residuos una vez finaliza su vida útil. Otra ventaja es su tamaño: como son pequeñas ocupan poco espacio en casa e incluso caben en la maleta para irse de viaje.

La cafetera italiana

La cafetera italiana utiliza un sistema de dos compartimentos y un filtro de acero que, con la presión generada por el calor, permite que el agua hierva a más de 100 grados. De este modo, el cuerpo y el sabor del café es especialmente intenso.

Cafetera italiana

La cafetera italiana. Autor: Eric Barbeau

Las cafeteras italianas más sostenibles son las de acero inoxidable y fabricación local

En caso de tener que comprar una, es recomendable evitar las cafeteras de aluminio y las que tienen componentes plásticos. El acero inoxidable, por su gran durabilidad, es la alternativa más sostenible, ya que asegura una vida larga a la cafetera. Además, es un material fácil de limpiar y con baja adherencia a la suciedad y a los agentes externos. Además de los materiales, para reducir la huella ecológica de la cafetera, conviene apostar por la fabricación local. Actualmente, la empresa Ritinox es el único fabricante que produce cafeteras de este tipo en España. El modelo Long Life es una cafetera exprés, íntegramente de acero inoxidable, que se fabrica en Santa Margarida i els Monjos (Barcelona) y que puede usarse en todo tipo de cocinas. Puede encontrarse en el Espacio René , un negocio familiar de Barcelona que aplica criterios de sostenibilidad ambiental en la selección de sus productos.

Para que la cafetera italiana tenga una vida útil larga, hay que dedicar un tiempo a cuidarla. Es útil revisar de vez en cuando que la válvula de seguridad no esté bloqueada, y, en caso de que lo esté, limpiarla. También hay que comprobar que los filtros no estén obstruidos y que no haya que renovar la goma que separa el depósito de agua y la parte superior.

La cafetera de émbolo

Cafetera d'èmbol

Cafetera de émbolo.

La cafetera de émbolo es una opción sostenible para preparar un café suave

La cafetera de émbolo es otra opción tan sostenible y económica como la cafetera italiana, especialmente para las personas a quienes gusta un café menos concentrado.

Fue fabricada en Francia por primera vez a mediados del siglo XIX y es una de las cafeteras más antiguas. Su funcionamiento es muy simple: consiste en una jarra de café donde se mezclan el agua caliente y el café molido. El émbolo permite separar el café molido de la infusión. Como no utiliza filtros los aceites del grano pasan a la infusión, dándole su sabor y cuerpo característicos. Según el tiempo que se deje infusionar, el café será más o menos amargo.

Para el mantenimiento de la cafetera de émbolo hay limpiar y secar las piezas por separado después de cada uso. Es un proceso muy sencillo que puede hacerse a mano o en el lavavajillas si la empresa fabricante así lo indica.

 

La cafetera eléctrica

En caso de haber valorado las otras opciones y tener que comprar una cafetera eléctrica, hay que tener presentes la etiqueta energética y la clase, es decir, que la certificación tenga asociada una clase de eficiencia energética tipo A +++.

También es importante valorar que la cafetera se adapte a las necesidades y, por tanto, no comprar nunca electrodomésticos excesivamente grandes si no son necesarios, ya que por muy eficientes que sean, probablemente utilizarán más energía que los más pequeños. Asimismo, es recomendable apagarla y desenchufarla cuando no se utilice, para evitar así el consumo eléctrico innecesario.

Por último, si es posible, hay que priorizar los productos fabricados localmente. De este modo, se ahorran parte de las emisiones derivadas del transporte. Con cafeteras eléctricas, la alternativa más cercana es la marca Briel, que fabrica en Portugal todos los productos y componentes. Las cafeteras eléctricas más vendidas en España son las expreso . Briel tiene varios modelos y Espacio René las comercializa.

 

Café ecológico, justo o a granel para moler en casa

Estas cafeteras permiten romper la dependencia y las restricciones de marcas y fabricantes que imponen las cápsulas y ampliar el abanico de iniciativas productoras a otras opciones de café ecológico y de comercio justo . Tan sólo es importante comprobar, a la hora de comprar el café, que el grado de moltura sea el adecuado para la cafetera. Algunos ejemplos de café ecológico o de comercio justo que pueden encontrarse en tiendas de proximidad o de venta online son el Café Rebeldía, café de especie arábiga cultivado por cooperativas zapatistas en Chiapas, o las alternativas de café ecológico y de comercio justo de Alternativa3 o de Intermón Oxfam.

También es posible comprar el café a granel para evitar envases innecesarios. Hay tiendas de proximidad que tienen café tostado en grano, lo muelen al momento y lo entregan en un cucurucho. Otra alternativa puede ser adquirir un molinillo para casa, así se puede adaptar la moltura deseada para la cafetera. De hecho, las expertas en café recomiendan moler el café justo antes de tomarlo para conservar el aroma y evitar que se oxide.


Laura Solé Martín

Redactora de Opcions


Deja un comentario