5 alternativas a las toallitas desechables

Son algo básico para la mayoría de familias con bebés. Constan en la lista de material que nos pide el colegio. Incluso en muchas casas donde no viven niños hay un paquete al lado del váter. Pero, ¿son realmente necesarias? ¡No! Aquí os damos cinco alternativas más sostenibles.

Las toallitas de usar y tirar son muy prácticas; no se puede negar. Pero tienen un importante impacto ambiental, por los costes de fabricación y transporte y porque a menudo acaban ensuciando ríos y mares. Por esto repasamos todas las alternativas que tenemos para evitar comprarlas.

1. Toallitas de tela

Nos las podemos fabricar en casa o comprarlas en tiendas especializadas. Para salir a la calle, basta con transportarlas ya humedecidas dentro de un táper, o llevar un espray para humedecerlas al momento. Cada vez más familias descubren sus ventajas y hay muchos trucos para sacarles todo su partido.

2. Una esponja

Para mantenerla limpia, debemos limpiarla con agua fría después de cada uso y, una vez al día, con agua caliente y jabón. Si el cambiador no nos cabe en el baño, podemos tener a su lado un recipiente con agua limpia siempre a punto. Per desinfectar la esponja, basta con ponerla humedecida un rato al microondas o meterla dentro de la lavadora. Eso sí, las esponjas naturales no aguantan estos tipos de lavados y se deshacen al cabo de poco de usarlas. Si lo preferimos, en lugar de una esponja podemos utilizar una manopla.

3. La mano

A lo mejor hay quien tiene manías, pero lo más fácil es poner al niño debajo del grifo y utilizar la mano para dejar el culo bien limpio. Luego solo tenemos que asegurarnos de lavarnos bien las manos con agua y jabón, vigilando de que no nos queden restos de caca debajo de las uñas.

4. Papel higiénico

Sí, volver al papel de toda la vida, que se descompone muy fácilmente. Es el que encontramos en la mayoría de baños públicos, también en las escuelas, así que nos conviene que los pequeños aprendan a lavarse con papel porque tarde o temprano, tendrán que hacerlo así. Ah, y existe papel reciclado, que tiene el mismo aspecto que el de celulosa virgen y en cambio no contribuye a la sobreexplotación de los bosques.

5. Bidé

Si nos hemos pasado a las toallitas porque nos parece que con el papel higiénico no es suficiente, nuestra opción es el bidé. No todos los baños tienen, pero en el mercado encontramos alternativas interesantes:

  • Bidé de mano: es una especie de teléfono de ducha que se instala al lado del váter.
  • Váter con bidé incorporado: son váteres que llevan incorporado un chorro de agua que realiza el mismo servicio que un bidé.
  • Chorro adaptable al váter: es un complemento que se engancha a la taza del váter y permite activar un chorro de agua parecido al del bidé.

 

¿Y en la escuela?

Algunas escuelas ya han decidido prescindir de las toallitas de un solo uso. Utilizan manoplas, esponjas o trapos. Si se trata de limpiar manos después del recreo o antes de comer, la opción es utilizar los lavamanos (acompañando a los niños en el proceso de aprendizaje).


Laia Tresserra

Directora de Opcions

FacebookTwitterLinkedinPinterestGoogle+emailFacebookTwitterLinkedinPinterestGoogle+email


Deja un comentario