Los talleres de reparación

No todos los talleres de reparación son iguales. Aprende a distinguirlos y a tener criterios para escoger siempre servicios de confianza.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Un trabajo hay que pagarlo. Es necesario pagar un precio justo por un trabajo hecho, ya sea diagnosticar una avería, repararla o fabricar un aparato. Al precio que van hoy los electrodomésticos nuevos, “sospechamos” que algunos de los trabajadores que han intervenido en su fabricación no han cobrado un precio justo por su trabajo.

Los talleres acostumbran a cobran una cantidad por diagnosticar la avería y otra por repararla; el dinero que pagas por el diagnóstico será dinero ya pagado de la reparación, si finalmente la haces. Algunos talleres no te lo ponen fácil, para reparar. Uno de los que hemos consultado cobra 10€ por hacer el diagnóstico y, por la reparación, cobra como mínimo media hora, a 20€, aunque la haga en 10 minutos (que serán suficientes en muchos casos, como ya hemos visto). Otro taller cobra 3€ por el diagnóstico (o 5€ si es un electrodoméstico “complejo”), y 0’35€ por cada minuto que tarde en arreglarlo. El primer taller te aconseja desde el principio, e insistentemente, que compres un aparato nuevo porque te saldrá más barato. Bueno, ¡todo depende de con qué lo compares! Una reparación de 10 minutos en el primer taller cuesta 20€, en el segundo cuesta 3’5€. ¿Por qué el primero pone tantas pegas para hacer su propio trabajo? Ambos talleres también venden aparatos nuevos, pero el primero subraya que los tiene baratos y que, además, te hará un 10% de descuento, con lo cual recuperarás los 10€ del diagnóstico, o casi. Nos ha explicado que los propios fabricantes le ofrecen precios baratos (pasan cada 15 días), para favorecer que los clientes opten por cambiar el aparato. Parece, pues, que este taller ha decidido tener el mismo interés que el fabricante: vender aparatos.

También hay diferencias en los métodos. Si se ha estropeado un componente eléctrico, hay talleres que cambian toda la placa por una nueva, y otros que cambian sólo el componente averiado. Una placa puede costar 60€ o 100€. Un componente 20 o 50 céntimos, más el tiempo de localizarlo. En términos de recursos naturales, la diferencia de coste todavía es más abismal. En el caso de aparatos en garantía, algunos servicios técnicos en lugar de repararlo te lo cambian directamente por uno nuevo, gratis evidentemente. Así pues, merece la pena investigar un poco, ya sea por el barrio o mediante el boca-oreja, para encontrar talleres que estén a favor de la reparación.

¿Cómo encontrar talleres de reparación?

¿Servicios técnicos oficiales o talleres de reparación locales? Para tener la seguridad que la solución a nuestra avería es la adecuada, es imprescindible tener confianza con el servicio que nos atienda. Muchas averías pueden tener una solución sencilla. Merece la pena ir al taller con esperanza, seguridad y confianza para dialogar con quien nos atienda.

“Se me estropeó la tostadora. En el taller simplemente apartaron una plancha metálica que estaba tocando la resistencia, con un destornillador. Ni siquiera me quisieron cobrar.”

“No puedo recomendar ningún taller. Me han reparado cosas que después han durado cuatro días.”

  • Podemos encontrar los servicios técnicos oficiales de cada marca en los manuales de los electrodomésticos o por internet.
  • En los talleres locales podemos preguntar cómo trabajan.
  • Pidamos referencias a conocidos, así los talleres que hacen bien su trabajo se irán propagando gracias al bocaoreja.
  • Existe un directorio de talleres de reparación en el área metropolitana de Barcelona en la web de Millor que nou.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone