Recursos para reparar uno mismo

Arreglar un aparato da una satisfacción que vale la pena experimentar. Aprender a reparar uno mismo nos da autonomía, conocimientos y ¡poder! Algunas veces será suficiente con limpiar. Otras, necesitaremos algún conocimiento. También requeriremos tener paciencia, tiempo, prestar atención y tomar precauciones (¡desenchufemos siempre antes de tocar cualquier aparato!). Pero todo ello se puede conseguir con la voluntad de hacerlo. También podemos hacer participar a los niños. Los recursos para reparar les darán herramientas valiosas en sus vidas.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Profesionales y voluntarios que nos enseñan gratis

“Estaba a punto de tirarlo, lo he traído aquí y resulta que sólo es un cable que se ha desconectado; lo empalmas y vuelve a funcionar. Pienso en tiempo atrás y uf, tiré un equipo de música, un DVD… Pero si miro hacia adelante digo: ¡a partir de ahora ya sabré hacerlo!”

  • Reparat millor que nou es un servicio del Área Metropolitana de Barcelona que se dedica a potenciar la reparación de electrodomésticos y de otros productos. Ofrece clases gratuitas de varios temas y talleres de auto-reparación donde podemos ir con el aparato estropeado y lo arreglaremos allí mismo con la ayuda de un profesional.
  • Restart party. El colectivo Restarters Barcelona organiza fiestas de reparación para aprender a reparar uno mismo.
  • Repair Café. En los Repair Café encontramos herramientas y materiales para reparar nuestros aparatos, con la ayuda de voluntarios. Tienen presencia en Madrid, Oviedo, Zaragoza y Toledo.
  • eReuse. Fomenta la reutilitzación de ordenadores para alargar su vida útil.
  • Podemos organizar iniciativas de este estilo en nuestro barrio o pueblo, montando un pequeño taller en un garaje en desuso, o pagando un alquiler entre todos. Necesitaremos a algún experto que haga de asesor; quizás algún profesional jubilado se sentiría afortunado de poderlo hacer, incluso gratuitamente.
  • Hay centros cívicos que ofrecen talleres gratuitos de reparación de electrodomésticos, o les podemos sugerir que los hagan.
  • Cuando un taller nos entregue un aparato reparado, preguntemos qué problema tenía y cómo lo ha solucionado. Si viene un técnico a casa, miremos qué hace o pidámosle que nos lo explique.

Internet

Encontraremos de todo. Podemos escribir directamente la pregunta que tengamos en el buscador para obtener una respuesta, o bien consultar en Youtube o Vimeo. Veamos algunos ejemplos, que consisten en cambiar un componente eléctrico de la placa:

Otros vídeocursos de Millor que nou:

Webs generales sobre reparación o electricidad, algunos también incluyen vídeos:

Libros

En las bibliotecas podemos encontrar presencialmente o a través de catálogos de internet, libros dedicados a la reparación. Útiles si no nos interesa conservar libros de este tipo en casa para siempre. Consultemos, por ejemplo, la Red de Bibliotecas de la Diputación de Barcelona. En Internet también hay buscadores de libros por temas.

Hay que tener en cuenta que según de qué época sea el aparato que queremos reparar, nos convendrán ediciones más antiguas o más modernas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone