¡Anticipémonos a la avería!

Ocho consejos para no tener que sacar la caja de herramientas ni acudir al taller. Porque la mejor reparación de una avería es la que nos evitamos.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Dónde compramos, qué elegimos y cómo lo tratamos. Una buena compra y un uso cuidadoso nos pueden evitar averías y los quebraderos de cabeza que conlleva. A pesar de que la indústria sigue fabricando con obsolescencia programada, podemos evitar algunas averías siguiendo estas pautas.

Compra

1. Escojamos tiendas donde el personal sean profesionales que nos puedan asesorar bien, que respondan con conocimiento a cualquier pregunta que hagamos.

2. Compremos aparatos de calidad, a la larga nos saldrá más barato en dinero y en tiempo, y ni que decir tiene en recursos naturales. Según los expertos, un aparato muy barato difícilmente puede tener componentes de calidad.

3. Sobre todo, que podamos encontrar piezas de recambio durante mucho tiempo. Suele ser el caso de las marcas más conocidas, pero lo mejor es preguntarlo a la persona que nos atiende; así, de paso, verá que nos interesa la longevidad.

4. Que sean fácilmente desmontables. Los tornillos pueden estar a la vista, o escondidos bajo los pies de goma del aparato, o debajo de una plaquita metálica. Hay tapas que no se sujetan con tornillos sino con unos clips interiores de plástico que van a presión, en este caso la tapa se saca haciendo palanca con un destornillador plano. Pidamos al tendero que nos enseñe cómo se abre el aparato.

5. Los tornillos deben ser estándares. Además de los que se pueden desenroscar con un destornillador común (plano, de estrella, llaves Allen), ahora se usan muchos modelos nuevos de tornillos, como los Torx (estrella de 6 puntas), y los destornilladores correspondientes suelen encontrarse en las ferreterías. Un caso extremo son las cafeteras Nespresso, para las cuales han creado su propio tornillo, y el destornillador no está a la venta.

Uso

6. No tiremos de los cables –por ejemplo, al desenchufar tiremos del enchufe y no del cable–, ni los doblemos con pliegues demasiado cerrados. Sobre todo, no se debe torcer la junta del cable con el aparato, dejemos que haga su gesto natural.

7. Mientras no usemos los aparatos, protegerlos con una funda o guardarlos en un armario. En la cocina la suciedad que se acumula incluye grasa.

8. Desenchufemos los aparatos cuando no los usemos. Mientras un aparato está enchufado, hay actividad eléctrica (un transformador transforma aunque el aparato esté apagado, un televisor en stand by alimenta la lucecita…). Todos los componentes tienen un tiempo de vida, y todos los consumos eléctricos suman (y se multiplican por el número de viviendas). Un ladrón con interruptor (por ejemplo una regleta) nos pone muy cómodo desenchufar con un solo gesto un conjunto de aparatos (ordenador+impresora+altavoces, TV+DVD+TDT+equipo de música, etc.), y coger la rutina de apagar estos interruptores es tan fácil como habituarse a cargar el móvil cada noche.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someone